Eficiencia y renovables

¿Qué son los combustibles fósiles y qué papel juegan?

Los combustibles fósiles son la mayor fuente de energía del planeta. Actualmente, producen un 80% de la energía mundial y un 66% de la electricidad, según cifras de las Naciones Unidas. Sin embargo, estos combustibles son recursos no renovables que se encuentran en la naturaleza en cantidades limitadas. Además, son muy contaminantes.

En este artículo, analizamos los principales tipos de combustibles fósiles y su impacto ambiental. Valoraremos también alternativas sostenibles para crear un modelo energético más respetuoso con el medioambiente.

Definición: ¿qué son los combustibles fósiles?

Los combustibles fósiles son una fuente de energía no renovable que procede de restos fosilizados de animales y plantas. Estas sustancias se extraen del subsuelo, utilizándose para producir energía por combustión.

¿Cómo se forman los combustibles fósiles?

Los combustibles fósiles se formaron debido a la descomposición de materia orgánica. Organismos que una vez estuvieron vivos, como plantas o animales, quedaron sepultados bajo capas de roca y sedimentos.

Esa biomasa acumulada durante millones de años se transformó en nuevas sustancias por la acción de microorganismos, bajo ciertas condiciones de presión y temperatura.

Principales tipos de combustibles fósiles

Vamos a ahondar en los tres tipos de combustibles fósiles más utilizados.

Carbón

El carbón mineral fue el primer combustible fósil de uso masivo y desempeñó un papel clave en la Revolución Industrial.

Procede de la fosilización de materia vegetal. A medida que nuevos sedimentos se acumulan, aumentan la presión y la temperatura, transformando los restos vegetales en las rocas negras que conocemos como carbón.

El carbón genera un tercio de toda la energía mundial. Desafortunadamente, también es el combustible fósil con mayor impacto ambiental. Las emisiones de dióxido de carbono procedentes de su combustión suponen alrededor del 45% del total mundial.

Esta cifra habla por sí sola sobre la importancia de crear un nuevo sistema energético donde los combustibles fósiles dejen paso a alternativas sostenibles. Las energías verdes, como la solar o eólica, son nuestras aliadas para frenar el cambio climático.

En Plenitude tenemos un fuerte compromiso con la sostenibilidad y, por eso, sólo suministramos electricidad de fuentes 100% renovables en todas nuestras tarifas de luz. Descubre todas nuestras ofertas y los beneficios que tiene ser cliente Plenitude.

Petróleo

El petróleo tiene su origen en materias marinas, como el plancton y las algas, acumuladas durante millones de años en el fondo de los océanos. En este caso, el proceso de enterramiento, presión y la temperatura en aumento producen un líquido compuesto por carbono e hidrógeno.

Una de las ventajas del denominado “oro negro” es que, mediante un proceso de refinamiento, da lugar a otras fuentes de energía, como la gasolina o el butano.

Sin embargo, no podemos obviar los riesgos que conlleva su extracción a través de exploraciones petrolíferas a miles de metros de profundidad. Sin olvidar, además, la huella de carbono del petróleo, que representa un 35% de las emisiones de CO2 a nivel mundial.

Gas natural                      

Como el petróleo, el gas natural se formó hace millones de años a través del depósito de microorganismos marinos. Es un gas inodoro compuesto en un gran porcentaje por metano.

Representa un 20% del total de emisiones de CO2 a nivel mundial, por lo que se trata del combustible fósil más limpio de los tres. De ahí que se haya convertido en un recurso clave en la transición energética hacia las energías renovables.

¿Para qué se usan los combustibles fósiles?

Los combustibles fósiles se emplean para generar energía eléctrica, mecánica y calor en sectores tan dispares como el residencial y comercial, agropecuario, industrial y en el transporte.

A continuación, detallamos algunos usos comunes en los tres tipos de combustibles fósiles:

  1. Carbón:
  • Generación de electricidad.
  • Producción de aluminio, acero, cemento y papel.
  • Protección de las plantas frente a bacterias y parásitos.
  1. Petróleo:
  • Combustible para el transporte de personas y mercancías.
  • Materia prima en la industria petroquímica (plástico, explosivos, abonos y anestésicos).
  • Carburante y lubricante.
  1. Gas natural.
  • Producción de energía eléctrica.
  • Calefacción y refrigeración, tanto doméstica como industrial.
  • Propulsión en el transporte marítimo y vehículos terrestres.

¿Por qué los combustibles fósiles no son renovables?

 A diferencia de los combustibles naturales, como la madera, los fósiles no se reponen a través de procesos biológicos. Se trata de recursos finitos, que tampoco pueden generarse por la acción del hombre.

Esto implica que, cuando se agoten, quizá sea necesario de nuevo un proceso de millones de años para que vuelvan a aparecer.

Principales desventajas de los combustibles fósiles

Su uso presenta dos grandes inconvenientes:

1. El agotamiento de estos recursos

Existen diferentes hipótesis sobre cuánto tiempo durarán las reservas mundiales de combustibles fósiles.

Según datos del Centro de Investigación en Energía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quedan 42 años para que se agoten las reservas de crudo, 65 para que lo mismo ocurra con el gas natural y 150 para el carbón.

2. El cambio climático

Para producir energía, los combustibles fósiles se queman, liberando dióxido de carbono y otros gases. Estos gases conocidos como “de efecto invernadero” atrapan el calor en la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global.

Este fenómeno no sólo ha causado daños irreparables al planeta, sino que también representa una grave amenaza para la salud humana.

Como ves, son muchas las razones que nos llevan a apostar por un nuevo sistema energético basado en recursos naturales. En Plenitude, lo tenemos claro. Por eso, nuestra electricidad procede 100% de fuentes renovables. Descubre nuestras ofertas de luz y aprovecha todos los beneficios que te proporciona la energía verde.

El futuro del planeta sin combustibles fósiles

 Nuestro planeta necesita un respiro. Tanto es así que el informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) nos urge a actuar para evitar una catástrofe climática.

Ha llegado el momento de mirar hacia un futuro donde los combustibles fósiles dejen paso a energías alternativas provenientes de fuentes renovables, como la energía solar, la eólica o la hidroeléctrica. La materia prima de la que se obtiene esta energía verde se encuentra en abundancia en nuestro entorno y no supone ningún tipo de agresión al medioambiente.

Años atrás, el precio de las energías renovables podría haber supuesto un freno a su utilización. Sin embargo, el IPCC hace hincapié en que desde 2010 se han producido

Esta reducción se debe principalmente a tres factores:

  • Los avances tecnológicos que han optimizado los sistemas de producción y suministro de energía.
  • Las medidas económicas con que se ha incentivado el uso de energías limpias.
  • La fabricación en serie como consecuencia del aumento de la demanda.

 

Ahora tú también puedes aportar tu granito de arena, consumiendo energía renovable. ¡Pásate a la energía verde con Plenitude y reduce a cero el número de emisiones en tu hogar, sin comprometer tu gasto!

Descubre la tarifa de luz que mejor se adapte a tus necesidades. O, si lo prefieres, llama al 900 37 37 63. Nuestro equipo estará encantado de asesorarte.

Comparte esta noticia

Más populares

Más recientes

Continúa leyendo

Energía